Debemos evitar que el sueño de la Unión Europea se rompa