Iratxe García: "Puigdemont no está exiliado, se ha fugado de la justicia"

Es la cara y la voz de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo y la portavoz en la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género que hace unos días aprobó una resolución sobre el acoso y el abuso sexual en la UE, que ha animado a algunas conocidas actrices a denunciar haberlo sufrido. ESTHER ESTEBAN 12:00 – 4/11/2017 Iratxe García (Barakaldo, 1974) ha vuelto a ocupar, tras la elección de Pedro Sánchez como secretario general, el mismo cargo que ya ocupó antes de la llegada de la Gestora y, aunque vive en un pequeño pueblo de Valladolid, en la capital comunitaria se mueve como pez en el agua. Durante la entrevista, telefónica, nada más conocerse el ingreso en prisión de parte del Gobierno de Carles Puigdemont mientras él se paseaba por Bruselas, no hay preguntas sin respuesta ni temas tabú, aunque sus colaboradores insisten en que tiene entre manos varios asuntos sociales que está muy interesada en desarrollar. Es joven, diplomada en Trabajo Social, y ha hecho de la cosa pública una forma de vida. Vinculada a las juventudes socialistas desde 1993, llegó a ser secretaria general de Castilla-León y ha sido casi todo lo que se puede ser en política: desde concejala a diputada provincial y nacional o eurodiputada. Tal vez por eso, en estas complicadas circunstancias pone en valor la “política con mayúsculas ” y arremete inmisericorde contra la actitud del expresidente de la Generalitat, a quien acusa de sólo pensar en sí mismo y dejar a los suyos abandonados a su suerte. Dice que su intención de continuar en un circo mediático no ayuda a normalizar las situación e insiste en que las instituciones europeas le han dado la espalda, no por sus ideas independentistas, sino porque se han situado fuera de la legalidad. Afirma que en España no hay presos políticos y que Puigdemont está frivolizando sobre lo que representó el exilio para los luchadores ” de verdad” contra el franquismo y por la libertad. Finalmente, el juez ha enviado a prisión sin fianza a Junqueras y ocho ‘exconsellers’: ¿qué le parece la decisión: es o no desproporcionada? En el PSOE respetamos las decisiones judiciales y no entramos a valorarlas. Esa es nuestra posición en el caso de Junqueras y en otros temas de cualquier tipo. ¿La huida de Puigdemont, que, al parecer, se encuentra en Bruselas, ha dejado a sus ‘exconsellers’ en una situación más vulnerable jurídicamente, y de ahí que estén en la cárcel por riesgo de fuga? La actitud de Puigdemont -su salida de Cataluña, su presencia en Bruselas- es una estrategia muy torpe para los objetivos que plantea. Mantenerse fuera de la legalidad no juega en su beneficio ni en el de los que formaban su Gobierno, a quienes ha dejado abandonados a su suerte. Ha pretendido usar Bruselas como altavoz de la causa independentista, sin tener en cuenta que Europa significa todo lo contrario a los planteamientos independentistas. Europa significa solidaridad y cooperación entre los territorios, y los valores de la UE son todo lo contrario a lo que él está defendiendo. Las instituciones europeas están dando la espalda a su posición y han hecho un reconocimiento bastante unánime a España y al Gobierno como el único interlocutor. No entiendo cuál puede ser la intención de Puigdemont, más allá de continuar con un circo mediático, que poco ayuda a normalizar la situación. Vamos, que las instituciones europeas no le van a amparar… Las instituciones europeas han dado la espalda al movimiento independentista porque se han puesto del lado del Estado de Derecho, que es lo que tienen que hacer. En Europa se está del lado de la legalidad, y del Estado de Derecho, que es lo que tenemos en España. Las instituciones europeas no se han puesto del lado de unas u otras ideas, sino de la legalidad, y por eso el pleno del Parlamento Europeo dejó claro que la Comisión respaldaba al Gobierno de España, a la Constitución y a la integridad territorial. Resulta muy llamativo que a Puigdemont sólo le apoyara la extrema derecha de Le Pen, Farage y la extrema izquierda, ¿no? Cuando hablamos de los desafíos y las amenazas que tiene hoy el proyecto europeo, están representados en esas ideologías de la extrema derecha, de los populismos y de los independentismos. Tenemos un proyecto que, por supuesto, debe ser mejorado, pero Europa como proyecto sigue siendo más válido y más necesario que nunca. A mí no me sorprendió que fueran esas fuerzas políticas extremas, de derechas e izquierdas, las que se pusieran del lado del independentismo catalán, porque son también quienes están apoyando que el proyecto de Europa se tambalee. En ese sentido, debemos hacer una defensa clara de los valores de la UE, y esos valores no los representa Puigdemont. ¿El peligro es que de haberse llevado a cabo una DUI se habría abierto una espita peligrosa en la UE? En Europa ya hay situaciones preocupantes: el auge de partidos de extrema derecha y ultranacionalistas, el Brexit, etc. Las amenazas no son nuevas, pero la situación de Cataluña con respecto al Estado español ha provocado que otros Gobiernos entiendan que pueda abrirse la espita para alentar conflictos en otros territorios, y eso preocupa. ¿Puigdemont está frivolizando con el exilio, que tan doloroso fue para muchos españoles en la Guerra Civil y en la II Guerra Mundial? Está frivolizando con lo que significó el exilio, banalizando lo doloroso que fue para aquellos que tuvieron que salir de nuestro país huyendo de la dictadura y la represión. Que Puigdemont intente hacer un paralelismo entre su situación y lo que ocurrió en el franquismo es totalmente intolerable y una grave falta de respeto a aquellos que de verdad se jugaron la vida por defender la libertad y la democracia en nuestro país. Él no está exiliado: se ha fugado de la acción de la justicia, que es muy distinto. ¿Qué le pareció la rueda de prensa, donde no dio la palabra a ningún periodista español, y dijo que en España no hay garantías democráticas? Fue una comparecencia repleta de falsedades. Intentar dibujar a España como un país opresor, poner en duda las garantías democráticas y la independencia del sistema judicial dice mucho de un político que ha generado el problema más importante desde la Transición. Mintió a sabiendas, y eso no contribuye a normalizar la situación. La pregunta es, ¿y ahora qué? Ahora hay convocadas unas elecciones autonómicas, y lo que debemos hacer es ponernos todos manos a la obra para que la ciudadanía de Cataluña pueda decidir cómo quiere conformar el futuro Gobierno, con diálogo y democracia. Montar circos mediáticos todos los días,, como hace Puigdemont, contribuye muy poco a normalizar la situación. Da la sensación de que no quiere que se normalice nada. Fíjese, Podemos habla de presos políticos… En España no hay presos políticos, sino políticos presos. El poder judicial ha actuado contra políticos de todos los partidos, y algunos han acabado en la cárcel. En España nadie va a la cárcel por su ideología, sino porque comete delitos. Somos un Estado de Derecho pleno. La reacción de los independentistas de tomar las calles, ¿puede ahondar aún más la brecha social? Antes de esta decisión judicial ya existía una fractura social importante en Cataluña. Eso nos preocupa. Hay una situación complicada, un conflicto, una fractura social en Cataluña que entre todos debemos ayudar a recomponer. No sólo ha huido dejando que los suyos vayan a la cárcel, ¿también ha intentado usar a los funcionarios como escudos humanos? Quienes tenemos responsabilidades políticas debemos actuar de forma ejemplarizante, e intentar usar a los funcionarios como escudos humanos no lo es. Puigdemont ha emprendido una huida hacia adelante, sin importarle nadie más. Sí, pero ¿tiene alguna posibilidad de internacionalizar el conflicto? Intenta internacionalizar el conflicto, pero no lo conseguirá. El independentismo catalán ha dado por perdida la batalla de la opinión pública en nuestro país, porque no han encontrado ningún tipo de complicidad con los comportamientos que han llevado a cabo, poniéndose al margen de la legalidad, y ha pretendido internacionalizar el conflicto porque, en ocasiones, determinados eslóganes pueden resultar atractivos a quien no conoce la realidad de los territorios. Pero frente a estos discursos sentimentales y de las emociones, está la razón de los que defendemos el Estado de Derecho, y si te saltas la legalidad y la democracia no tienes nada que hacer. ¿Cómo se entiende que el viceprimer ministro belga Kris Peeters le apoyara en una hipotética petición de asilo? Posteriormente, el primer ministro desautorizó las palabras de Peeters, que desde mi punto de vista intervino a nivel personal. En Europa, muchos Gobiernos han planteado resolver el conflicto a través del diálogo y el entendimiento, que es algo que nosotros aquí en España estamos planteando. Hay que buscar soluciones en el marco del respeto a la legalidad. ¿Qué le parece la actitud de Pedro Sánchez y el PSOE apoyando al Gobierno en la aplicación del 155? La posición de Pedro Sánchez y la de los socialistas es la que corresponde a hombres y mujeres de Estado. Pedro ha estado a la altura de las circunstancias y ha puesto los intereses del país por encima de cualquier cosa, sin priorizar el rédito electoral, y eso también demuestra que es un hombre con la capacidad necesaria para poder dirigir nuestro país. En el PSOE somos un partido de Gobierno y tenemos un proyecto para España. También es muy importante valorar positivamente el entendimiento que ha habido entre el PSOE y el PSC. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha ayudado mucho a conformar una posición común entre ambas organizaciones, y eso ayuda en estos momentos difíciles. ¿Confía en que Rajoy cumplirá lo pactado respecto al 155 suave? El PSOE ha pactado el contenido de ese 155, porque es lo que teníamos que hacer y a partir de ahora el responsable de ponerlo en marcha y ejecutarlo es el Gobierno de España, y vamos a confiar en que cumpla lo acordado. Era el último recurso, y realmente hemos visto cómo se ha puesto en marcha y se ha aplicado ese artículo de la Constitución para convocar elecciones. Dijimos que queríamos que fuera corto en su tiempo y en su impacto, y el mismo día que Rajoy anunciaba las medidas del 155 también anunció elecciones. Es la única posibilidad de normalizar la situación. Pues Podemos, en el Parlamento Europeo, les equiparan a ustedes y al PP y les han llamado franquistas, fascistas y de todo… Me preocupan bastante poco los calificativos que puedan usar determinados grupos para juzgar las posiciones políticas del PSOE. Aquellos que tenemos responsabilidades en las instituciones, en este caso en el Parlamento Europeo, lo que debemos hacer es trabajar con propuestas, con alternativas, dedicando toda nuestra energía a proponer que otra Europa es posible en vez de insultar a nuestros adversarios. En un momento tan importante como éste, la sociedad nos exige altura de miras y responsabilidad. Pablo Iglesias dice que se avergüenza de un país como el nuestro, donde se encarcela opositores, ¿es así? Aquí no se encarcela a opositores, eso lo hacen países como Venezuela. El PSOE siempre ha tenido mucho respeto por las decisiones judiciales. Hemos aceptado cuando los jueces han decidido meter en la cárcel a políticos del PP por corrupción, y vamos a seguir haciéndolo también si a quienes se encarcela es a independentistas por delitos gravísimos. ¿La convocatoria de elecciones en Cataluña va a servir para algo? Si finalmente se repiten los resultados, volveremos a empezar: ¿no? Estamos volcados en que el proyecto del PSC tenga un apoyo importante de la ciudadanía catalana. Las elecciones deben servir para que los partidos, en el marco de nuestras leyes, podamos hacer las propuestas que consideremos importantes para los ciudadanos. Los catalanes merecen un respeto que hasta ahora no han tenido. Siguen preocupados por sus problemas del día a día, por la falta de calidad en el mercado laboral, por una sanidad pública deteriorada, por la necesidad de políticas de emancipación para jóvenes, y en la campaña electoral hay que plantear soluciones. Resolver los problemas de los ciudadanos es más importante que las cuestiones identitarias. En estas elecciones va a haber censo, urnas de verdad y garantías que en el fallido referéndum no hubo… Por supuesto, éstas serán unas elecciones de verdad. También debemos poner en valor que los que ponen en duda los procedimientos judiciales y las actuaciones de determinadas instituciones y partidos políticos han asumido la celebración de elecciones y se van a presentar. En ese sentido, hemos visto un cambio de posición, por ejemplo de la CUP, que dijo que el 21-D iba a organizar una paellada insumisa y ahora ya ha asumido que se van a presentar. Es necesario que todos entremos en la línea de la normalización democrática de Cataluña a través de unas elecciones. Lo que es un hecho incuestionable es la fuga de empresas, y ayer mismo vimos un empeoramiento sustancial de creación de empleo… Es llamativo que todavía haya representantes políticos del PDeCat negando que más de 2.000 empresas se han ido en las últimas semanas de Cataluña. Al final la actividad económica prioriza la seguridad jurídica y la normalización democrática. Ha habido un gran engaño por parte de los que decían que el procés y la DUI no iban a traer ninguna consecuencia económica negativa. Las empresas se siguen yendo y al final eso está perjudicando a los trabajadores y a las trabajadoras de Cataluña, que dan muestra de mucha preocupación por la incertidumbre que existe sobre el futuro de sus puestos de trabajo. La euroorden es un mecanismo de extradición rápida, ¿estaríamos hablando de un plazo máximo de dos meses para que se ejecute y Puigdemont vuelva a España? Debería de ser así. Vamos a ver cómo se plantean y cómo se establecen los procedimientos, pero existe una legislación en el ámbito de la cooperación y la coordinación judicial, y debería trasladarse a través del instrumento de la euroorden, que suele ser rápida. Usted es portavoz de la Comisión de Derechos de la Mujer, que acaba de aprobar una resolución sobre el acoso y el abuso que tiene su reflejo en el propio Parlamento Europeo… Se han dado casos, porque el Parlamento Europeo no está aislado del resto de la sociedad. El acoso sexual en el trabajo se produce cuando hay una relación de poder y hay casos en todos los ámbitos: en el cine, en los medios de comunicación, en las empresas, en las universidades… Lo que tenemos que hacer es campañas de sensibilización para que las víctimas se sientan con la fuerza suficiente para presentar denuncias. Necesitamos poner cara a esas denuncias, para pedir responsabilidades al acosador. Hay que quitar ese velo de vergüenza, incluso de culpabilidad, de aquellos que han sido acosados. El único culpable es quien acosa. ¿Es cierto que de aquí a final de año las mujeres trabajarán gratis? Sí, es verdad. Se van reduciendo los tantos por ciento de diferencia salarial, pero de forma muy lenta. Al ritmo que vamos, tendrán que pasar más de 30 años para conseguir igualar los salarios, y que a igual trabajo exista el mismo salario. Hay que presentar denuncias y romper los techos de cristal. . Más información en: http://www.eleconomista.es]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Iratxe García Pérez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Ionos que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba