Cuando las calles gritan, hay esperanza…