Adiós, Galeano, que la tierra te sea leve… Y gracias por tanto